lunes, 4 de agosto de 2008

ENGAÑOS Y DESCONFIANZA DE LAS RELACIONES HUMANAS


By Alberto Jiménez Ávila
El temor a hacer las cosas mal a veces nos paraliza y no nos deja intentar cosas nuevas o tomar iniciativas que nos puedan ayudar a ser más eficiente en nuestro trabajo, o a tener una buena relación con nuestra pareja.
Los problemas con la pareja son en muchos de los casos problemas ficticios, producto de nuestras frustraciones y temores ocultos que hacen nuestra existencia mucho mas pesada, eso ocasiona que perdamos las ganas de tener una buena comunicación con esa persona que queremos porque tendemos a pensar que todo lo que se diga será malo y no nos escucharan, creemos que lo que padecemos lo padece también nuestra pareja, cuando la realidad puede ser totalmente diferente.
Otras de las causas frecuentes en una mala relación, es el pensar que solo uno de los dos es mas listo e importante, por ese motivo solo uno hablara y el otro solo se limitara a escuchar sin tener la oportunidad de opinar ni mucho menos tratar de aportar sus ideas para mejorar la relación, eso es lo que hace que muchas veces la relación termine aun cuando se supone existe el amor.
Una relación de pareja es como una empresa en la cual existen socios que se encargan de crearla con la ilusión de tener éxito y dure para siempre, si bien es cierto que se nombra a un administrador responsable para dirigirla y que no fracase, las decisiones mas importantes se toman entre los socios porque así es como debe de ser, porque si no fuera  así entonces ante cualquier problema el culpable seria solo uno, y los rencores y desconfianza empezarían a mermar esa ilusión que se tenia al principio de pertenecer a la sociedad toda la vida.
Los amigos son como los escalones de una escalera, y su propósito son dos, subir y bajar, en el terreno de las relaciones humanas, los verdaderos amigos si es que los tienes te ayudan a mejorar tu situación económica y social, invitándote a buenos negocios o relacionándote con las personas que te pueden ayudar en caso de que lo necesites,  el caso contrario es cuando crees tener buenos amigos, esos que a cada rato te dicen cuanto te estiman, como tratando de convencerse ellos mismo de que eso es verdad, y te invitan a ingresar a todo tipo de negocios en los cuales casi siempre saldrás perdiendo porque su verdadera intención no es ayudarte , sino perjudicarte y ayudarse ellos mismo.
Lo bueno de todo esto es que siempre somos engañados porque así lo queremos, porque siendo sinceros, nadie, absolutamente nadie es engañado por nadie, siempre nos engañamos solos, porque para que el engaño tenga efecto es necesario que alguien mienta y el otro crea la mentira, y solo creemos las mentiras cuando tenemos la leve esperanza de que lo que se nos dice es verdad, en cambio cuando no tenemos indicio de que algo es verdad, aun cuando si lo sea, no creemos.
En conclusión.
No creas todo aquello que se te dice si crees que no es verdad, y si lo crees, entonces no culpes a nadie de haber sido engañado, porque nadie te obligo a aceptarlo como una verdad.
Toma tus propias decisiones y arriésgate a emprender nuevas aventuras, que lo único malo que puede suceder, es el no haberlo intentado.

DEJE SUS COMENTARIOS.